LA METODOLOGÍA BIM PERMITE AGILIZAR LA EJECUCIÓN DE LOS PROYECTOS

BIM es el acrónimo de Building Information Modelling y se trata de una metodología de trabajo colaborativa que ha revolucionado el sector de la arquitectura. El sistema digital que utiliza BIM permite almacenar y gestionar la información completa de un proyecto, así como compartir simulaciones que van más allá del 3D, porque incluyen referencias relativas a toda la obra: presupuesto, geografía, ejecución de la construcción, información ambiental, etc. De hecho, BIM incorpora datos geométricos (3D), de tiempos (4D), de costes (5D), ambientales (6D) y de mantenimiento (7D).

¿Qué es el BIM y cómo se aplica?

En los años 90 el diseño de las diferentes construcciones empezó a evolucionar desde los planos diseñados a mano a la producción de los primeros proyectos asistidos con CAD (Computer Aided Design). Con este nuevo sistema los estudios de arquitectura podían ofrecer un proceso más ágil en el diseño de sus construcciones y, además, los planos se hacían más entendibles para los clientes. Aunque, de todos modos, seguía siendo difícil compartir información entre los diferentes profesionales implicados en todo el proceso arquitectónico; ingenieros, arquitectos, interioristas, paisajistas, etc.

Ventajas que ofrece la metodología BIM

La metodología BIM permite construir en 3D el modelo de la vivienda, no solo teniendo en cuenta los materiales, sino también, todos los datos e información para evitar cálculos manuales adicionales.

BIM visibiliza problemas y reduce sorpresas en el momento de ejecutar la obra, mejora la comunicación entre los profesionales implicados en el proceso y disminuye el margen de error en construcción. Además, esta metodología de trabajo aporta un plus estético al cliente porque el hecho de visualizar su vivienda en un modelo 3D, le facilita mucho la comprensión total del espacio diseñado.

Claves del método BIM

  • Mayor colaboración y comunicación. BIM permite trabajar en colaboración entre los diferentes profesionales implicados en la obra, mejorando así, el flujo de información entre ellos.
  • Minimización de errores. La metodología BIM ayuda a minimizar cualquier error humano que pueda darse durante el proceso de diseño y arquitectura de una construcción, porque BIM es garantía de seguridad.
  • Toma de decisiones efectiva. La toma de decisiones en un proyecto BIM es mucho más segura, porque toda la información está incluida en el mismo programa y no por separado, hecho que significa que las decisiones se pueden tomar en un menor plazo de tiempo y de forma inequívoca.
  • Mejora la productividad. El tiempo de ejecución disminuye porque los períodos de elaboración de la construcción, así como los de la gestión de los posibles cambios, se agilizan de manera importante.
  • Optimización de recursos. El hecho de trabajar en colaboración entre profesionales implica que los proyectos se lleven a cabo de manera más ajustada, evitando problemas en la proyección de los diferentes sistemas: trazado de tuberías, uniones, conductos, cableado eléctrico, etc.
  • Sostenibilidad y eficiencia energética. La tecnología BIM ofrece la posibilidad de realizar estudios energéticos mediante la gran cantidad de cálculos que se pueden extraer del modelo.

En Next Arquitectura diseñamos los proyectos con esta metodología de trabajo porque aporta, tanto a los profesionales implicados, como a nuestros clientes, muchas ventajas que no serían posibles con otro programa. Algunas de las virtudes que ofrece BIM son una mejor gestión de la obra, así como una reducción de los posibles errores de cálculo. De hecho, gracias a esta tecnología los diferentes equipos de NEXT controlan mejor la inversión destinada a cada fase de la construcción y a la de su mantenimiento.

En Next Arquitectura estamos siempre al día de las nuevas tendencias y novedades del sector para ofrecer las mejores opciones a nuestros clientes, asesorándoles con el mejor criterio, minimizando riesgos, aumentando la calidad y fomentando la sostenibilidad de los proyectos.