Santa Teresa Rubí

Reformar una vivienda protegida por patrimonio es un gran reto. Tenemos que mantener la estructura original y centrarnos en una remodelación interior respetando toda la estructura de madera e integrarla con los nuevos elementos constructivos. La cubierta, las arcadas y la fachada mantienen su esencia original y colocamos nuevas carpinterías para crear un nuevo espacio habitable.