Llobet II

En este caso, la clienta y su hija, optaron por una planta baja muy diáfana. No querían zona de tele y sofá típica, sino una zona para pintar y poner el piano. En la planta superior, una habitación para cada una. Adquiere mucha importancia el patio, con un fondo de cubierta y con muchos elementos naturales y rústicos. El objetivo: una casa para ser vivida. En cuanto a los interiores se decantaron por los tonos cálidos del sistema nórdico. Se creó una nueva pared de ladrillo visto para el comedor para dar la esencia de casa inglesa. Hicimos una cubierta de thermochip muy aislante con las vigas de madera vistas. Se recuperaron elementos de la casa que eran de madera y a la vez nos servían de elementos decorativos. También se mantuvo el balcón de la fachada.