Güell i Ferrer

A partir de una nave y un trastero diáfanos, construimos una vivienda mediante un forjado que nos permite hacer unos espacios muy grandes y muy abiertos. Los clientes nos piden adecuar el espacio al día a día. No usan la cocina así que la quieren muy minimalista, piden que se respire estilo industrial, cosa que conseguimos con el micro cemento, los colores negros, el ladrillo visto y el hierro. Quieren dar mucha importancia al patio y por eso construimos una pequeña piscina. Mediante la gran claraboya iluminamos toda la parte de la escalera y las dos habitaciones en suite.