CALEFACCIÓN ¿RADIADORES O SUELO RADIANTE?

Una de las cualidades que tiene que tener nuestro hogar, es proporcionarnos el confort térmico con el que queremos vivir. En anteriores posts del blog, os ayudamos a elegir el mejor sistema de aire acondicionado.

 

Esta vez, os hablamos y os ayudamos a ver los tipos de sistemas de calefacción que existen actualmente.

 

Entre las más comunes encontramos el sistema de radiadores, que es la más tradicional (y a día de hoy la más usada) o el sistema por suelo radiante, no tan conocida, pero en auge por sus beneficios tanto económicos como energéticos.

Analizaremos las ventajas e inconvenientes de cada uno de ellos y dependerá de las características de nuestro hogar y nuestros intereses que elijamos una solución u otra.

 

Calefacción por suelo radiante:

El sistema que usa el suelo radiante para calefactar nuestro hogar, es el de una red de tubería plástica que se instala debajo del pavimento y que posteriormente es cubierto por una fina capa de mortero.

Por esta red de tubería, se hace circular agua a temperatura de aproximadamente 30 y 40 grados por toda la superficie del suelo, provocando que el calor irradie desde el propio suelo.

Cabe mencionar que también existe el suelo radiante eléctrico, que consiste en el mismo sistema, pero el calor se genera mediante un conducto eléctrico, por lo que el consumo será bastante más elevado.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][et_pb_row _builder_version=»4.4.7″][et_pb_column _builder_version=»4.4.7″ type=»4_4″][et_pb_text _builder_version=»4.4.7″ hover_enabled=»0″]

Ventajas del suelo radiante:

 -Sensación de confort:

La distribución de las tuberías en forma de serpentín por todo el pavimento, hace que el calor se distribuya y llegue a toda la superficie de la estancia de manera uniforme.

Así, el calor asciende de manera homogénea proporcionando la misma sensación de confort en toda la casa. Además, al no haber corrientes, no produce sequedad y reduce la humedad.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][et_pb_row _builder_version=»4.4.7″][et_pb_column _builder_version=»4.4.7″ type=»4_4″][et_pb_image src=»https://www.nextarquitectura.com/wp-content/uploads/2020/05/Terra-radiant-02.png» _builder_version=»4.4.7″ alt=»calefaccion suelo radiante » title_text=»Terra radiant 02″ hover_enabled=»0″ align=»center» custom_padding=»||0px||false|false»][/et_pb_image][et_pb_text _builder_version=»4.4.7″ hover_enabled=»0″]

Fuente: https://e-ficiencia.com/

 

-Estética:

Dado que la instalación se sitúa bajo el pavimento, no se muestra ningún aparato de la instalación visible. Únicamente debemos situar un pequeño armario de control de las válvulas de regulación que se puede situar oculto en un armario por cada circuito que se instala. Lo que si que se tiene que tener en cuenta es el tipo de acabado del suelo que se elija, siendo preferibles suelos de mármol o baldosas cerámicas.

-Opción frío:

Cabe la opción de hacer circular agua a temperaturas frías (a unos 18 grados) para cuando lo que nos interese sea enfriar el ambiente, sobre todo en verano. Es cierto que el mayor problema de estos sistemas son las condensaciones, pero actualmente existen diferentes sistemas que permiten el control de estas.

 

Desventajas del suelo radiante:

-Precio:

El precio inicial de inversión en el caso del suelo radiante suele ser elevado, especialmente si se tiene que levantar el suelo existente para su instalación. Aun así, a la larga, gracias al ahorro energético, podemos decir que con el tiempo sale mucho más rentable, llegándose a amortizar en aproximadamente dos años.

-Instalación:

Como hemos comentado anteriormente, la instalación de suelo radiante se sitúa debajo del pavimento. Este hecho provoca que sea adecuada su instalación en las viviendas de obra nueva o que estén en fase de obra. En el caso de quererse instalar en una vivienda finalizada, supondría tener que levantar todo el pavimento para su instalación.

-Alta inercia:

Debido a la elevada inercia térmica, el sistema tarda un tiempo considerable en alcanzar la temperatura de confort, y de la misma forma mantendrá el calor durante varias horas una vez apagado. Es una característica que hay que tener en cuenta durante su uso ya que supondrá un buen aprovechamiento del sistema o un desaprovechamiento de horas de calor. Así, el suelo radiante es conveniente para aquellos espacios u hogares que su utilización sea de forma continuada o zonas frías que convenga mantener una mínima temperatura.

-Mantenimiento y limpieza:

Una vez más, su característica principal que lo sitúa debajo del pavimento hace que la reparación de una avería resulte engorrosa y en algunos casos complicada. Además, un mal mantenimiento del circuito podría dificultar el flujo del agua, limitando sus capacidades.

 

[/et_pb_text][et_pb_image src=»https://www.nextarquitectura.com/wp-content/uploads/2020/05/IMG_20181228_093001-GUELL-I-FERRER-scaled.jpg» _builder_version=»4.4.7″ alt=»calefaccion suelo radiante» title_text=»IMG_20181228_093001 GUELL I FERRER» hover_enabled=»0″][/et_pb_image][et_pb_image src=»https://www.nextarquitectura.com/wp-content/uploads/2020/05/IMG_20181228_095413_GUELL-I-FERRER-scaled.jpg» _builder_version=»4.4.7″ alt=»calefaccion suelo radiante» title_text=»IMG_20181228_095413_GUELL I FERRER» hover_enabled=»0″][/et_pb_image][et_pb_text _builder_version=»4.4.7″ hover_enabled=»0″]

 

-Eficiencia energética:

Los circuitos de suelo radiante funcionan transportando agua a bajas temperaturas (30-40º) por lo que se consigue grandes ahorros combinándolos con sistemas eficientes como pueden ser la aerotermia, geotermia, placas solares o sistemas de calderas de baja temperatura. Esto lo convierte en uno de los sistemas de calefacción más eficientes energéticamente. El uso del suelo radiante consume entre un 10% y un 20% menos en comparación a otros sistemas de calefacción.

 

Calefacción por radiadores:

Consiste en la instalación de unos elementos emisores de calor llamados radiadores que se encargan de emitir el calor procedente del agua caliente que circula por su interior.

Estos sistemas necesitan que el agua que circula por su interior estén a temperaturas de hasta 80 grados para poder transmitir el calor a la estancia.

Aun así, actualmente existen sistemas de radiadores a baja temperatura que son capaces de funcionar con agua a temperatura de unos 60 grados.

[/et_pb_text][et_pb_image src=»https://www.nextarquitectura.com/wp-content/uploads/2020/05/radiadors.png» _builder_version=»4.4.7″ alt=»calefaccion radiadores» title_text=»radiadors» hover_enabled=»0″ align=»center»][/et_pb_image][et_pb_text _builder_version=»4.4.7″ hover_enabled=»0″]

Fuente: https://www.arquitecturayempresa.es

 

Ventajas:

-Precio:

La instalación de los radiadores tiene un precio mucho más económico también gracias a su facilidad a la hora de realizar la instalación, ya que tanto el circuito como los radiadores se encuentran de manera superficial y a la vista.

-Rapidez:

Los radiadores tienen la capacidad de alcanzar el calor deseado de una forma rápida. De esta manera con poco tiempo de encendido, podemos alcanzar la sensación de confort que un suelo radiante no nos puede proporcionar de manera inmediata.

-Control:

El hecho de tener radiadores distribuidos en diferentes estancias de la casa, nos permite el control de los radiadores que queremos que entren en funcionamiento pudiendo mantener cálidas únicamente las estancias que estamos usando.

 

[/et_pb_text][et_pb_image src=»https://www.nextarquitectura.com/wp-content/uploads/2020/05/22_DSC1109_SOL-TOALLERO.jpg» _builder_version=»4.4.7″ alt=»calefaccion calefactores suelo radiante» title_text=»22_DSC1109_SOL TOALLERO» hover_enabled=»0″][/et_pb_image][et_pb_text _builder_version=»4.4.7″ hover_enabled=»0″]

 

Inconvenientes:

 

-Espacio:

La instalación de los radiadores se hace necesariamente visible en todas las estancias y ocupan un lugar físico considerable y que influye en la distribución de dicha estancia.

 

[/et_pb_text][et_pb_image src=»https://www.nextarquitectura.com/wp-content/uploads/2020/05/34_DSC5253_SANTA-TERESA.jpg» _builder_version=»4.4.7″ alt=»calefaccion radiadores suelo radiante» title_text=»34_DSC5253_SANTA TERESA» hover_enabled=»0″][/et_pb_image][et_pb_text _builder_version=»4.4.7″ hover_enabled=»0″]

 

-Modo de reparto de calor:

La distribución del calor se hace a partir de aparatos puntuales, por lo que el reparto se produce de manera desigual en toda la estancia. De esta manera, el calor se concentra en la zona dónde se encuentra el radiador, que tiende a subir, dejando la zona más cercana al pavimento a una temperatura no tan cálida.

-Consumo:

Como hemos comentado anteriormente, los radiadores necesitan agua a una temperatura suficientemente elevada para poder proporcionar el calor necesario, por lo que el consumo irá ligado a este consumo. Sin embargo, hoy en día existen radiadores a baja temperatura que funcionan con una bomba de calor que calienta el agua sobre los 60 grados, garantizando un mayor ahorro.

 

A la hora de elegir un sistema de calefacción u otro deberemos tener en cuenta varios factores, como la estética, el momento de la instalación o el uso que se le va a dar a las estancias o a la vivienda. Debemos elegir qué factores resultan más importantes para nosotros y para nuestro confort.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]