PISCINA DE OBRA O PISCINA PREFABRICADA

Actualmente existe en el mercado gran variedad de piscinas, se diferencian en cuanto a dimensiones, formas, profundidad… pero la principal diferencia entre ellas es solo una, si hablamos de una piscina de obra o una piscina prefabricada.

Antes que nada, hay que dejar claro que cualquier de los dos tipos de piscina son válidos y que van a funcionar a la perfección, obtener un buen resultado solo va a depender de los materiales empleados y del proceso que se haya realizado en la construcción e instalación de la misma.

Pero, ¿Cuáles son las diferencias entre ellas?

Piscina de obra o Piscina prefabricada

Ventajas e inconvenientes de las piscinas prefabricadas:

Si hablamos de ventajas que nos ofrecen las piscinas prefabricadas podemos decir que son más económicas (entre un 20 a un 30% de ahorro) que las piscinas de obra, y su instalación es más sencilla y limpia (no genera polvo), además, hay que tener en cuenta que la ejecución de la obra en una piscina prefabricada es menor, no pasa de los 3 o 4 días.

Como punto negativo podemos decir que una piscina prefabricada tiene limitaciones en su forma, es decir, hay que ceñirse a los modelos existentes.

Aunque existe gran variedad en el mercado, si queremos disponer de una forma muy personalizada por querer aprovechar una esquina o una curva no nos va a ser posible con una piscina prefabricada.

También hay que tener en cuenta la dimensión o profundidad que queremos en una piscina prefabricada, ya que, debido al transporte de la misma, las longitudes no pueden ser mayores a 10m y la profundidad no puede superar los 2,10m, si superamos estas dimensiones, el precio encarece mucho su valor.

Ventajas e inconvenientes de las piscinas de obra:

Referente a las piscinas de obra, en cambio, estas nos ofrecen cualquier tipo de forma y profundidad y con ello el aprovechamiento máximo de los espacios, en contra, las piscinas de obra son menos económicas que las de poliéster y tardan un par o tres de días más en ejecutarse.

A continuación, se muestra una tabla visual muy sencilla con las ventajas e inconvenientes a la hora de escoger entre piscina de obra o piscina prefabricada:

 

 PREFABRICADASDE OBRA
(+)(-)(-)(+)
PRECIO+ x 
RAPIDA INSTALACIÓN+ x 
SUCIEDAD GENERADA+ x 
CONSTRUCCIÓN / MONTAJE+ x 
FORMA Y DISEÑO x +
DIMENSIONES ILIMITADAS x +
VALIDA PARA EL USO+  +

Así pues, a la hora de escoger una piscina u otra se debe valorar qué nos interesa i a qué no queremos renunciar, ya que la funcionalidad, calidad y validez de ambas son totalmente correctas.

 

¿QUÉ CUBIERTA ES MEJOR PARA MI CASA?

La cubierta es la quinta fachada de un edificio y la primera línea de defensa contra el clima.

Tradicionalmente las cubiertas eran inclinadas, sin embargo, desde principios del S.XX las cubiertas planas han adquirido protagonismo con la concepción de “cubierta moderna”.

A la hora de construir no podemos evitar plantearnos ¿cubierta plana o inclinada?

En primer lugar, debemos conocer los requerimientos funcionales que tiene una cubierta, ya sea plana o inclinada.

La principal es asegurar la impermeabilidad. En las cubiertas inclinadas la pendiente y la geometría de las piezas lo resuelven, sin embargo, las inclinadas necesitan una lámina impermeable y una ligera pendiente para evacuar el agua y que esta no se acumule.

La cubierta recibe un mayor impacto de los agentes atmosféricos por eso su diseño y sus materiales deben asegurar la durabilidad ante las condiciones a las que puede ser sometida.

Por último, las cubiertas deben ser resistentes a su propio peso y a los factores externos como pueden ser la nieve o una persona y asegurar un aislamiento térmico y acústico.

Cada cubierta tiene sus ventajas y desventajas y muchas veces estas dependen del tipo de edificio que construimos, el uso que tendrá o su ubicación.

La cubierta inclinada desagua de manera natural por eso es muy común en los climas fríos.

Además, tiene un diseño muy versátil, pues puede combinar distintas pendientes, formas y tamaños.

También permite aprovechar el espacio interior en forma de altillo, consiguiendo espacio adicional.

En Nextarquitectura no perdemos la oportunidad de sacarle partido a este espacio.  

  

En este caso por ejemplo, aprovechamos el bajo cubierta para crear un espacio polivalente de relación. La cubierta inclinada incorpora un gran lucernario que aporta luz y personalidad al espacio.

    

Esta habitación también se coloca bajo la cubierta, ganamos altura y dejamos las vigas de la estructura de madera vistas. El resultado: un espacio amplio y luminoso.

Por otra parte, las cubiertas inclinadas, a pesar de ser más caras de construir, tienen mucho menos mantenimiento que las planas, compensando así el coste de construcción.

Las cubiertas planas tienen la ventaja de poder ser transitables, esto nos abre infinitas posibilidades. Pueden aprovecharse como terrazas, parques, jardines o parking entre otros.

En la siguiente vivienda conseguimos una terraza adicional con vistas al resto de la parcela.